Nuestra Categoría: Cocina

E QUANDO ARRIVO A CASA…

Cocina | Gastronomía 10 Comments

¿Os acordáis de esta frase, que se hizo muy popular hace unos años gracias a un famoso anuncio de un capuccino? Pues yo me declaro oficialmente adicta al capuccino, al cual me aficioné cuando adelgacé tantos kilos como ya veréis dentro de unos posts…

Me los tomo normalmente en Starbucks pero me gustan tanto que me compré hace unos años la maquinita para montar la leche de NESPRESSO, que monta la leche desnatada como si fuera nata pura. ¡Una delicia!

Como a mi me gusta tanto, cuando tengo invitados, les ofrezco siempre uno y se quedan fascinados de lo rico que sale… Y como también me parece muy importante la presentación final, me encanta ponerles la canela con unos cacharritos que encontré hace unos años en Francia y que ya hay aquí.

Se trata de unas plantillas de plástico, con diferentes dibujos, para colocar encima de la espuma de la leche y espolvorear por encima la canela. Al quitarlas luego, queda recortado encima el dibujo, lo que resulta sorprendente y encantador… Desde luego, os puedo asegurar que a mis amigos les chifla este detalle y cuesta muy poco esfuerzo, tiempo y dinero…

En Madrid, que yo sepa con seguridad, lo venden en COOKING, una magnífica tienda dedicada exclusivamente a la cocina, que está en Serrano, 203, al lado del hospital San Rafael. Es una cajita con seis modelos diferentes, con un precio de lo más asequible, ya que cuesta 7 euros.

Si tenéis algún amigo muy aficionado al café, también lo encuentro estupendo como regalo. Sobre todo, novedoso y distinto…

Yo tengo dos cajas distintas, una exclusivamente con dibujos navideños. ¿No os parece una monada?

 

IMG_2192 IMG_2194 IMG_2389 A-0006_aerocinno_white_mediaMain

¿Os acordáis de esta frase, que se hizo muy popular hace unos años gracias a un famoso anuncio de un capuccino? Pues yo me declaro oficialmente adicta al capuccino, al cual me aficioné cuando adelgacé tantos kilos como ya veréis dentro de unos posts… Me los tomo normalmente en Starbucks pero me gustan tanto que […]